Ministerio de Educación - Gobierno de Chile

Ministerio de Educación

Primera etapa de la Reforma Educacional: Ley de Inclusión

Con la Ley de Inclusión habrá mejores colegios y más recursos públicos para mejorar la calidad de la educación, los que se utilizarán únicamente para eso, pero… ¿Qué pasa el 2016 con los colegios subvencionados?



Hasta hoy el número de establecimientos que han solicitado pasar al régimen de gratuidad a contar del próximo año es de 783 establecimientos, con lo cual serán cerca de 240 mil los estudiantes que podrán educar a sus hijos e hijas en los mismos colegios, pero ahora de manera gratuita.

Desde el próximo año ningún colegio podrá aumentar el valor del copago exigido a las  familias. Por el contrario, deberán ir reduciendo ese valor año tras año a medida que aumenten los recursos que entrega el Estado a través de la subvención.

El copago se eliminará totalmente cuando la subvención haya aumentado unos $85.000, valor máximo de financiamiento compartido que se puede cobrar el día de hoy.

Sobre la selección en la admisión de los estudiantes en los establecimientos, el año 2016 los procesos serán los mismos. El nuevo sistema de admisión entrará en vigencia gradualmente en 2017, partiendo por una región y luego otras cuatro, antes de aplicarse en todo el país.

¿Por qué un establecimiento con copago querría ser gratuito?

La Ley de Inclusión genera incentivos para que los colegios opten por la gratuidad de forma voluntaria.

El primer incentivo es el “Aporte por gratuidad”, que se entregará a todos los establecimientos gratuitos y sin fines de lucro del país. El año 2016 este aporte será de unos $5.300 por alumno, el 2017 aumentará a $7.000, y el 2018 llegará a los $9.500 aproximadamente.

El segundo incentivo es la ampliación de la Subvención Escolar Preferencial (SEP). La SEP entrega recursos adicionales (alrededor de $40.000 mil por alumno) a colegios donde estudian niños, niñas y jóvenes del 40% más vulnerable del país. La Ley de Inclusión determinó que los colegios que sean gratuitos podrán recibir adicionalmente una “SEP ampliada” de unos $22.000 mil por cada alumno que pertenezca hasta el 80% más vulnerable de la población.

El 2016 el incentivo para la gratuidad será de unos $27.000 ($5.300 de aporte por gratuidad más $22.000 por Subvención Escolar Preferencial ampliada). Actualmente existen unos 1.100 colegios que cobran $25.000 o menos, y que por lo tanto podían ver en estos aportes un incentivo real para pasar a la gratuidad.

Algunas razones de sostenedores de establecimientos que pasarán a gratuidad:

Sostenedor del Colegio Infantes de O’Higgins, Sergio Dellamans, explicó que en su determinación tuvo gran influencia que “el niño no dependa única y exclusivamente del trabajo del papá -si este queda cesante -para los efectos de que él pueda continuar con sus estudios”. Añadió que “siempre hemos tenido dificultad a fin de año, porque hay papás que no pueden pagar. Creo que terminar con esa problemática, que no es del niño, es un alivio tanto para el apoderado como para nosotros como sostenedores”.

Por su parte, Isaac Latorre, sostenedor del Colegio Rosario College, señaló que su decisión se debió a que “al estar ubicados en una localidad del cual el 80% de los alumnos son vulnerables, no teníamos otra posibilidad que seguir la gratuidad. A la cual nos adherimos plenamente”.

Rogelia Leyton, sostenedora del Centro Educacional Asunción, explicó que su opción fue porque “iniciamos y creamos un colegio pensando en los alumnos que no tienen para pagar un colegio particular y frente a las opciones- entregadas en la ley- decidimos por la gratuidad”.

Para Edelvina Fuentes, del Colegio Interamericano, la decisión se tomó “por los beneficios que vienen a partir de la nueva Ley de Inclusión, de tener a los alumnos con Subvención Escolar Preferencial (SEP) los preferentes y obviamente los antiguos”. Añadió que siempre “hemos querido para y por los alumnos y la gratuidad era la mejor opción”.

En tanto para Silvia Silva, del Colegio José Gregorio Argomedo de la comuna de San Fernando, la razón fue simple y se trató porque “fue lo que más favorecía a nuestros apoderados”.

Fuente El Tipógrafo